Aprender idiomas siendo adultos: ¿Misión imposible? – TEK Topics

 “El inglés siempre ha sido mi asignatura pendiente”, “a mí es que me cuesta mucho más que al resto”, “a mi edad ya no voy a aprender”, “los idiomas cuanto antes empieces, mejor

Hoy en TEK Language Solutions queremos hablaros sobre un tema muy relacionado con el aprendizaje de los idiomas. Vamos a intentar hacer ver cuánto de verdad hay en estas típicas frases y desmentir algunos mitos.

Muchos adultos tiran la toalla incluso antes de empezar, creando barreras al aprendizaje que realmente no existen. Es importante entender que el aprendizaje en general es un proceso compuesto de etapas. Al igual que aprender a conducir, a escribir o incluso a planchar la ropa, los idiomas no se adquieren de una sentada. Parece obvio, ¿verdad? Sin embargo, para una persona que acaba de empezar su proceso de aprendizaje, tras un par de meses recibiendo clases, es muy fácil caer en la trampa de pretender ver una película en inglés o mantener una conversación fluida y poder hacer estas cosas con destreza. Al no poder hacerlo se puede entrar en un estado de desmotivación o frustración. Sin embargo, parecía obvio, ¿no?

Pero entonces, ¿un adulto no puede aprender un idioma?

¡Por supuesto que sí! Sin embargo, hay que tener en cuenta que un adulto no aprende igual que un niño. Ni mejor, ni peor, simplemente de otra manera. ¿Por qué decimos que cuanto antes se empieza, mejor?

El cerebro de un niño, que está en pleno desarrollo, es capaz de incorporar información percibida en el entorno sin apenas reflexión. Sin embargo, habilidades como el pensamiento abstracto o la capacidad de razonamiento no se desarrollan hasta más tarde. A diferencia de los adultos, un niño ni trabaja ni tiene responsabilidades más allá de crecer y explorar su entorno. Este contexto, junto a su capacidad de absorber información, permite que el niño muestre una predisposición al aprendizaje mucho mayor. La única tarea de su cerebro es analizar el entorno y sacar el máximo provecho de lo que percibe. Esto tiene repercusiones en el proceso de aprendizaje de idiomas; de ahí la frase: “los niños son como esponjas”. Aprenden sin necesidad de entender el porqué y, aparentemente, sin esfuerzo.

Estas habilidades que decíamos que un niño no ha desarrollado completamente (la capacidad de pensamiento abstracto y el razonamiento) son precisamente las que un adulto puede y debe utilizar en su favor. Para que una persona adulta llegue a asimilar un nuevo concepto debe entender el porqué. Esta es la gran diferencia entre el aprendizaje de un niño y de un adulto.

¿Qué implicaciones tiene esto?

Como adultos, ya no absorbemos todo lo que hay a nuestro alrededor, tenemos otro tipo de responsabilidades y no todo nuestro tiempo está dedicado a aprender. Pero, por otro lado, un adulto ya ha pasado por el proceso de aprender, al menos, una lengua. Este conocimiento, sumado a una capacidad de pensamiento abstracto y lógico plenamente funcional, son las herramientas que debemos utilizar para enfrentarnos a este nuevo reto. Por lo tanto, ¿cómo aprende un adulto? La respuesta es, a estas alturas, muy sencilla: reflexionando. Para que este aprendizaje se produzca correctamente se necesita principalmente motivación y un profesor que sepa guiarte en este proceso de entender la lengua para ponerla en práctica. Esta necesidad de entenderlo todo ralentiza, en cierta manera, el proceso pero también significa que establecemos una base sólida sobre la que seguir avanzando y aprendiendo.

Por lo tanto, tan importante es que te rodees de profesionales que sepan guiarte, como de que tú mismo seas consciente de que, como adulto, tu proceso de aprendizaje sigue una camino diferente.

Además de esto, existen múltiples herramientas que un adulto puede utilizar para potenciar y sacar mayor partido de sus destrezas. Próximamente, TEK Language Solutions os traerá un artículo con aquellas que creemos que mejor funcionan.

El equipo de TEK

2 opiniones en “Aprender idiomas siendo adultos: ¿Misión imposible? – TEK Topics”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *